Música prometida


(Me recuerda a un kan ha diskan… Pero eso lo pongo otro día).

Anuncios

Un sitio de peregrinación irlandés en Noruega


En este bonito video, nos enteramos de un sitio monástico fundado por irlandeses en la Noruega del siglo IX y de las características de un sitio cultual que, sin embargo, honra a unos santos que no se preocuparon por extender el cristianismo en el territorio, en el que vivían unicamente… para contemplar.

Algo más de info aquí.

Frío y hielo


Estoy documentándome un poco sobre el clima que debimos “disfrutar” hace 35-40 mil años atrás en el Norte de la Península Ibérica.

Teniendo en cuenta que no se trata de una documentación “a fondo”, porque tampoco quiero meterme en profundidades, sino solamente no decir alguna barbaridad (como el situar mamuts en un momento/lugar donde no estén atestiguados mamuts), pues me he paseado por toda clase de búsquedas en Google. Algunas terriblemente técnicas, otras, más divulgativas y fáciles de entender para una pobre medievalera en sandalias y camiseta.

Ayer, llegué por casualidad a un blog que, además, me proporcionó un estupendo enlace a relatos nativos del Ártico, que me vendrán de perlas en mi documentación. Mis relaciones con la casualidad -incluso con el Polo- son así.

El blog se llama Kabloonas, la palabra nativa que sirve para definir a los que no tenemos los mismos antepasados que los que nativos del Ártico… (¡Ay, si aquellos inuit supieran!) y está hecho por Andrés Paredes, un español apasionado, como debe ser. Su pasión es todo lo que tiene que ver con la exploración ártica y, en especial, con la expedición de Franklin, desaparecida en el Norte a mediados del s. XIX.

Una expedición que no es extraño que suscite pasiones, por lo demás… Pero para enteraros de ellas, os remito a Kabloonas.

No olvidéis llevaros una rebequita y la bufanda.

Frase del día


Photo by Mauricio Mascaro in Pexels

 

Las sociedades de masas se llaman así no meramente por el número, sino por el hecho de que las formas de vida colectivas dejan relativamente poco margen a la verdadera originalidad, dificultad que se disimula habitualmente con la moda.

(Seguir leyendo en Disidentia).

Primera vuelta completada


 

Mi libro y yo

El viernes pasado llegaron cuatro cajas que contenían lo que se ve en la imagen.

Parece que ya tengo la primera vuelta completa. Primera vuelta, porque quedan aun otras: promoción editorial, promoción en vivo y venta física y luego venta virtual.

Lo más importante es que he completado lo difícil: escribir y terminar esta “primera novela ambiciosa”. Mucho trabajo e ilusión, tiempo y dinero, puestos en terminar un proyecto de muy largo plazo a través del que he aprendido cosas importantes.

Ahora, mientras le doy “caña” a la última vuelta, ya estoy en otro proyecto. ¡Que no pare!

 

Colibríes: canción del “fandanguito”


Me he encontrado esta canción a través de un pajarero de FB y me ha parecido encantadora como música y como tema. Como música, porque recoge el ritmo (y lo varía) de algo muy hispano, con la gracias particular de lo hispanoamericano.

Del tema, porque los colibríes son unos pájaros maravillosos que viven en Norte y Centroamérica, incluso en el Sur del continente, llamativos por su color y su característico vuelo. Aunque la canción tenga un doble sentido, ¿qué mejor que comparar el caprichoso amor con uno de estos bichines?

En el video podeis verlos en su vibrante actividad. En los comentarios del video hay un enlace a otro video donde, con el mismo fondo musical, se pueden ver ilustraciones de la asombrosa variedad de colores y formas de estos angelillos que se pueden ver y tocar.

La música es muy, pero que muy bonita… aunque no consigo entender bien la letra (mi oído falla mucho), me encanta su ritmo y melodía, a cargo de Cristina Solórzano y Ernesto Anaya y el arpa de Jacinto Gatica. ¡Viva México y sus colibríes!

¡Feliz Domingo!