Insomnia


Photo by Edoardo Tommasini from Pexels

Vale, ya casi son las 5 y cuarto y seguimos con el ojo abierto.

La valeriana no ha hecho efecto. Lo intentaremos dentro de unos minutos. Es el estrés (esdos, escuatro…) de ante-presentación.

 

Anuncios

Bauhaus: un documental de ARTEtv


Tejedoras de la Bauhaus (http://onlybook.es)

Ya saben que me interesa la arquitectura moderna (bueno, “moderna”, por si acaso se ha quedado ya anticuada…) y que me sorprendió conocer lo que había significado la Bauhaus en su momento. Hasta que dí algunas clases de Hª del Arte para 2º Bachillerato no había oído hablar de semejante intento de hacer “arte total” y del intercambio entre mentes y manos creativas, que se llevó a cabo allí.

Luego vino la II Guerra Mundial y mucho de aquello se diluyó en caos y ruina, ¿saben? Cada uno tenemos una guerra y unas ruinas, por ahí, dispersas…

Por eso, porque el reportaje revuelve entre las ruinas al hablar de algunos aspectos de la Bauhaus, les traigo un enlace a un documental de ArteTV que he estado viendo y que va a estar visible hasta el año que viene en el website de la tele, porque… ¡estamos en el centenario de la Bauhaus!

Clic aquí y podrán ver el reportaje entero. Está en alemán, subtitulado en español. Dura 44 minutos y lo que más me ha gustado han sido las fotos originales de aquellos hombres y mujeres que colaboraron, a regañadientes como nos recuerda este post, para revolucionar el mundo del arte y de la arquitectura occidental… ¡cuántos de ellos fueron a morir bajo las ruinas! Luego el reportaje visita algunas iniciativas-bauhaus actuales, que sorprenden y emocionan, en el mundo actual de la ultra tecnología.

(Brujuleando, también me encuentro la cálida y curiosa foto que he robado para ilustrar la entrada, ¡oh!).

Presentación del libro en Aranjuez 16-1-2019


Is mise 16-1-019

Pues… fue un exito.

Se vendieron casi todos los libros que llevaba (una caja de 25) y la sala estaba llena de amigos, conocidos, y otros que hacía mucho tiempo que no veía, así como de gente maravillosa que se ha interesado por mi narración porque ya habían leído el libro.

¡Pero no tengo fotos! No hubo manera de que un cercano hiciera unas cuantas durante el acto. Me hizo una, demasiado formalita, antes de empezar: ahí la tenéis, parezco la estátua  de Alfonsa 12. 😄

Eso sí, el cronista gráfico municipal hizo algunas… me parece que fue antes de que llegara la gente que llenó la sala. Ni siquiera estoy segura, pues una vez sonaron las 19h. ya no fue posible un momento de respiro. ¡Menos mal que todo fue sobre ruedas!

Espero que D. José Ortiz me envíe esas fotos enseguida, para poder mostrar que sí, que hubo mucha gente entusiasta en el acto y que todo estuvo muy bien: la presentación a cargo de Elena, encargada del club de lectura de novela histórica; el interés de los muchos asistentes; la firma de ejemplares; las bromas de las amigas; algunas presencias concretas… ¡la verdad es que lo pasé muy bien!

Y bien acompañada.

(Aunque no pude poner diapositivas, por culpa del… cable HDMI).

Espero que el exito se repita en Madrid, el próximo 15 de Febrero.

 

¡Con la de libros que hay que leer!


Empiezo a estar un poquito harta de noticias “de actualidad”.

Las fantasmadas del Gobierno; las bobaducas de la ideología supuestamente femenina, que flotan en medio del escándalo de los chillidos de la prensa; el que si sí o que si no de elecciones acá y acullá, votaciones que solo son buenas y acertadísimas cuando gana la parte que le gusta al poder, como si los votantes fuéramos tontos; el tostonazo de los nazis catalazis, con hp de xenofobia; las baladas de los nostálgicos de cosas que no vivieron, igual del franquismo cutre que del luminoso, de la República idílica que de la sangrienta. El fin del mundo en bicicleta y/o patinete.

Claro que no quiero abandonarme entre las musarañas literarias. Hay un montón de libros (en especial libros virtuales) en mi lista de pendientes: ensayos históricos, novelas y cuentos, relatos breves y micros. Aparte del trabajo por hacer… No sé cuantas páginas llevo escritas y de todos modos, eso no es relevante para el objetivo. Pero precisamente ahora, me doy de bruces con la realidad que podría resumirse en esta frase: “cuanto más graciosetes, los españoles somos más memos”. Así, queda descartado el tuiter y gran parte de facebús. He ampliado el horario de bloqueo y busco aún la app definitiva que me lo bloquee sin poder eludirlo y lo abra una sola vez al día.

No veo la tele. No leo periódicos, aunque me dé un garbeo por los virtuales, que también tendré que bloquear porque raro es el que se sale de la norma.

Leer novelas que merecen la pena, muy pocas “negras” por cierto. En todo caso, coloradas. Leer articulistas que me gustan, como el Fernando Aramburu que traigo por aquí de cuando en cuando. Los imprescindibles de Savater, y algún blog ajeno de los de mi lista.

Encarrilar la promoción de mi libro. Helarme por la mañana temprano en el JdelP intentando a solas un ritmo de legionario paticorto para quemar grasillas y hieles negras. Familia, amigos y escritura… y que se salve el que pueda.

Eso es lo que os deseo para el año que viene: ¡Sálvese el que pueda!

 

 

 

El milagro de las palabras floridas


Listas para… cuando llueve

Año de Cristo de 898.

La Abadesa Aiche decidió que todas las monjas de Clonmacnois aprendieran latín, porque era una merma que los varones del monasterio supieran hablar lenguas y ellas tuvieran que manejarse con el vernáculo. Se puso sus mejores galas monásticas —el pañolón blanco a la cabeza, la túnica de lana y el capote azul con rayas grises, sujeto con un broche simple, redondo que no era precisamente una imitación hecha por latoneros— y marchó a arengar a las nobles señoras.

Como no tenían escuela, les dijo, las lecciones se darían en la casa del comedor, una vez limpia después de cada colación. Iba a venir como maestro un primo segundo suyo, que se había criado en casa del obispo de Lugmod y que tenía estudios de toda clase de gramáticas, agregó satisfecha de su buena voluntad.

Sigue leyendo “El milagro de las palabras floridas”