Año nuevo… vida nueva


Bueno, como empieza un nuevo año y porque ya iba siendo hora, en vez de cambiarle solamente los colores al blog le cambio también el tema.

Ahora lo veréis un poquito más luminoso y cálido.

Espero que se vea elnuevo logo de identidad. El árbol ha cambiado y tiene hoja (perenne) porque es una encina solitaria en medio de una dehesa, que capturé el año pasado al pie de Gredos. Me gustó porque parece desafiar a algo: ¿al pico Almanzor? ¿A la niebla?

¿Se ve?

Vais a seguir encontrando en Mujerárbol lo que siempre se ha encontrado: Historia y muchas hojas más. Irlanda, por supuesto; Hª Medieval, por supuesto. El plan es desarrollar mejor las entradas, aunque confieso que las corrijo cien mil veces antes de darles el visto bueno. El plan es ir introduciendo temas nuevos, siempre dentro de mi rango de interés: lo medieval europeo, ibérico y cañí. Cañí de cervezí que te vi… Poquito de humor, algo de corrosivo y viento del Oeste.

Espero poder seguir haciendo uso del editor clásico de WP y no el rollazo enorme de los bloques, que me tienen frita (si guapos de la felicidad del alojamiento: sé medio manejarlos, pero no me da la gana, igual que no me gusta conducir ni un Ferrari ni una bici, ni me gusta la comida india y prefiero las lentejas sin ná a cualquier comistrajo soi disant «vegano»).

Todo lo demás sigue (creo) tal como estaba el año pasado.

Espero que os guste el lavado de cara y a mí me cuadre, porque soy un poquito pejigueras pa estas cosas.

Estáis en vuestra casa, tomar un cojín y «sentarse» en cualquier rincón del redondel.

Linx pardinus


Una vez que he pasado «lo peor» (la tos agobiante y la falta de aire, el insomnio y la conjuntivitis perra) puedo afirmar que fueron unos dias divertidos en Sierra Morena, con amigos SEO de mi puebro, buscando lo que al final nos cayó de chiripa, a pesar de la caminata y el calor agobiante, y mientras los pajaritos nos acompañaban, acá y allá.

Sí, un lince. Puesto que nunca he visto esa clase de mamíferos más que en la tele, verlo cerquita y ahí, me inspiró muchas tonterías. Pero sobre todo me hizo pensar cómo nos miraba. Yo creo que nos miraba sin vernos, como muchas veces miramos nosotros: al horizonte, sin darnos cuenta de nada más que el horizonte. Y no pasa nada por eso.

En algún rinconcito de las neuronas de linx pardinus habrá un registro para seres de colorines (a lo mejor no ve los colorines de nuestras camisetas y coches, tendré que consultar la wiki…). Seguro que nos oía, seres que continuamente parlotean y cuchichean, quizá con un rumor tan inteligible como para nosotros el de los pájaros… Sé que mira sin juzgar, sin plantearse si lo que ve es bonito, feo o nada. Ve y ya está. Tiene mejor vista que yo, eso desde luego: la ruleta de la vida le dio dos ojos de proverbial agudeza y a mi uno solo y limitadito; aunque ahora hay unas cosas que se llaman telescopios…

Y eso es todo: la distancia entre ellos y los telescopios.

 

 

Vuelve al trigo


Después del paréntesis que hice en Abril, vengo con ganas de hacer algo nuevo en el blog.

En realidad no sé lo que quiero hacer: quizá una sección de humor amargo sobre las noticias de contenido histórico mal contadas y peor investigadas que muchas veces se publican en los medios.

También me planteé colaborar con enseñantes para hacer pildoritas comunes que nos llevaran de ahora hacia atrás en el tiempo, pero centrándonos en cosas muy básicas: ¿quienes eran «los ricos» en el mundo romano? ¿hubo castillos desde el primer día en la Edad Media? ¿eran escandinavos todos los vikingos? (ésta pregunta la acabo de robar por ahí…).

En fin, cosas así, de la vida cotidiana pero más allá de la anécdota concreta: el «hachazo a los lugares comunes», lo más básico en Historia, que va a desaparecer ahora del «poglama» de la enseñanza, como si a partir de 2010 todos los ninios hayan nacido con un pan y unas tortas debajo del brazo. Pero bueno, algún dios dirá… si lo dice, que lo dudo.

Lo peor es que sospecho que el querer cambiar el dial de Mujerárbol tiene que ver con la edad media que una va teniendo, y los sustos físicos y espirituales que eso da. De momento, nada serio, ¿eh? Unos dedos que se duermen al manejar el pincel, la tecla o el bolígrafo; un ojo (vamos, el único ojo) que vacila frente a ciertas luminosidades de pantalla o de habitación, y encima tiene mosquillas… esas cosas, nada más ni menos.

Esas cosas que, oigan: fastidian (con j) taaaanto.

De momento, al blog le he cambiado la camiseta, nada más.

 

 

 

Especial monográfico


Marines estadounidenses en Guadalcanal (1942). Wikimedia commons.

¿Ya os dije que había salido el nº especial de Octubre de la revista digital DH, un monográfico dedicado a la Segunda Guerra Mundial?
Pues ha salido y está estupendísimo.

Pero, resulta que a mí se me ha caído Slack y no me entero de las novedades de los amigos. Estoy intentando remediarlo, porque se me escapan noticias como esta.

Y para quitarme el mal sabor de boca, leo este número especial que me está gustando mucho, porque lo que sé de la 2GM es solo «de oídas» y… de ver películas sobre ello. Y así… no pué ser.

¡Animaos a entrar en el enlace y bajar la revista!

Pestaña nueva: naisc


Foto de Baptiste Valthier en Pexels

«Naisc» significa en irlandés «enlaces», pero es más corto que en español y más mono que en inglés. En singular es aún más corto, le sobra una «i». La «s» suena un poco sh.

Bajo esa pestaña se encontrarán las cosas hechas por otros que comparto en el blog. Por ejemplo enlaces a noticias, blogs y cosucas de la Asociación Divulgadores de la Historia. Así que la pestaña «Historia» será para entradas de elaboración propia, que suelen ser mas laboriosas de escribir y más lentas de lo que requieren las comparticiones (¡muy numerosas!) de una Asociación tan activa.

La verdad… desde que entré ahí he hecho y rehecho más entradas que nunca. Pero bueno, ya vos sabés… Me gusta la sarna.

Es porque todo quede más claro, claro.