Etiqueta: música

Muziquita, otra vez


Alguien que en sus tiempos cantaba a dúo, nos presentó esta banda de jazz de Barcelona, donde tocan y cantan algunas chavalucas deliciosamente maravillosas. Mira que a mi me dan grima los “kids” talentosos -de verdad, mucha grima- pero esto… esto es otra cosa.

Por lo que dice el señor del dúo, alguna de las chicas ya están volando solas como cantantes. Las instrumentistas, para quitarse el sombrero. Un poquito de luz en estos días oscuros de sol sofocante. Guau, guau y re-guau.

MuZiquita


Como se ve, no tengo tanto trabajo como cuando estaba escribiendo la novela… y por eso vuelvo a actualizar más a menudo el blogo.

Hoy, brujuleando por ahí, me he vuelto a dar de boca con el klezmer y con uno de sus representantes más significativos. Dave Tarras fue el abuelo de los grandes clarinetistas judíos que han cultivado el género, entre los que destaca el argentino Giora Feldman, de quien ya os he puesto algun recorte.

Tarras, además de su tradición familiar, fue un activísimo grabador de discos y un renovador del estilo imperante en el klezmer de su tiempo. Su carrera principal fue en Estados Unidos, una vez que emigró allí después de la Gran Guerra. Hay pocos grupos norteamericanos de klezmer, ya sea moderno o más clásico, que no le hayan rendido homenaje, por la amplitud de su obra musical y también por su contribución a la popularidad del klezmer en Norteamérica.

En you Tube hay docenas de grabaciones de Tarras, en solitario o con orquesta, de una época o de otra, pues estuvo activo desde principios del s. XX hasta bien entrados los 50. He escogido esta pieza, que no sé si le rinde homenaje a ese barrio de Estambul de tanta importancia desde el periodo Bizantino hasta nuestros días, el Galata.

¡A bailar!

His way to be free


Origen: El País
Origen: El País

No he madrugado, pero cuando he abierto el FB hoy y me he encotrado la noticia, he sentido una gran tristeza.

Me figuro que es condición de un verdadero artista el saber que uno está en el umbral de la muerte y ni se desespera ni va corriendo al confesonario más próximo.

Hace pocos días os ponía una bonita versión de su pieza más famosa. Hoy no sé donde escoger, así que le dejo al Prav… a El País, que lo haga.

Su voz cascajosa se habrá apagado, vale. Pero nos queda lo que siempre queda de los artistas verdaderos: poesía, música. Poesía, música. Poesía, música…

Y así hasta que no haya ni pasado ni presente.

—–ACTUALIZACIÓN: He visualizado lo que viene a continuación y me he quedado…

 

La canción de este día


Este video me lo han compartido amigos asturianos de FaceB  esta mañana y en todo el día no ha dejado de sonar la canción en mi cabeza. Esa voz, esa vooooz. Los instrumentistas, maravillosos. Y el escenario… ¡apaga y vámonos, el Palacio del Rey Ramiro!

El video es de la Fundación Princesa de Asturias y me parece estupendísimo que tenga una escuela internacional de música.

Ya habrá salido en los telediarios y en las bombardas… pero en Mujerárbol tenía que salir. Porque a Mujerárbol la buena música le gusta tanto como la lluvia.

Canciones de Ermitaños


Estas canciones, basadas en poemas irlandeses del s. VIII en adelante, fueron compuestas por el americano Samuel Barber en 1953. En esta estupenda interpretación de Leontina Price, escuchamos “El monje y el gato”, cuyo tema… ¿quién no conoce?

Al parecer, se trata de la primera interpretación de la obra, que fue realizada y grabada el 30 de Octubre de 1953 en el Auditorio Coolidge de la Biblioteca del Congreso de EEUU. El pianista que acompaña a la voz estupenda de esta mujer es el propio compositor. Si tienen curiosidad, las 10 canciones se encuentran en este canal de youtube.

En los años 60 leí por primera vez sobre esta soprano negra, Leontyne Price y HASTA HOY no había escuchado su voz, ¡bendito internete! Me asombra ver que todavía vive, aunque ya no canta.

Y que, pese a que mi oído es chunguísimo, me parece poderosa y envolvente su voz.

Oscuridades


El Trisagio es una oración que se conserva en la liturgia ortodoxa y también en la mozárabe, de la cual es característica su situación en el conjunto de la Misa.

En la “versión” mozárabe, se intercala la invocación en griego y en latín, según la tradición del Concilio de Calcedonia (s. V). La versión ortodoxa griega es solamente en esa lengua.

Buscando música minimalista me he encontrado esta interpretación del tema por Arvo Pärt. La “oscuridad” de la interpretación es lo que lo hace bellísimo. Arvo Pärt y las circunstancias de su música, me están empezando a subyugar. Hablaremos de ello más adelante.