Etiqueta: España

Sin otras palabras


Hace pocos días pensaba que tras escuchar el Journey de Mark Eliyahu nadie podría matar y que me habría gustado que lo escucharan en Andoain, donde todavía reciben como héroes, por haber ayudado a matar.

No me atreví a contárselo a nadie, pero espantada por lo que he conocido, lo hago.

(Maite Pagazaurtundúa)

Anuncios

Pintura neandertal


https://d2ufo47lrtsv5s.cloudfront.net/content/sci/359/6378/912/F1.large.jpg

Bueno, esta “historia” científicamente apoyada, que recoge mi querida Terrae Antiquae (enlace al original de la revista Science en el propio artículo) le sugiere a la escritora una localización concreta, con la que poéticamente había soñado hace muuucho, para una historia o algo que lleva ya mucho tiempo en la caverna de su mente.

Y hasta un título, oye.

El paisaje hace ya mucho que lo tiene, aunque ahora arde en deseos de ir allá otra vez y hacer MÁS fotos. Los personajes empiezan a tomar vida, a moverse -sí, yo también me he movido por ahí: El Castillo, La Pasiega…- y un mensaje antiguo empieza a descrifrarse.

Magia: entonces signos y puntuaciones, ahora, letras, signos y puntuaciones……….

All examples of early cave art dated thus far were created in red pigment, and comprise dots, lines, disks, and hand stencils. This is a restricted and nonfigurative set of subjects and could represent the extension of Neandertal body art to the external world. Regardless of whether concentrations of color, dots, disks, and linear motifs can be conceived as symbolic, hand stencils (which, unlike positive hand prints, cannot be created by accident) require a light source and previous selection and preparation of the coloring material—evidence of premeditated creation.

Because a number of hand stencils seem to have been deliberately placed in relation to natural features in caves rather than randomly created on accessible surfaces (31), it is difficult to see them as anything but meaningful symbols placed in meaningful places.

Si no fuera por los planos términos del inglés científico (“meaningful” any-thingies)… Ya saben vds.: lo que es el Arte, colores, posturas, formas, objetos. Los sonidos, la escritura sabe como figurárselos.

Una noticia muy esperada por esta que lo es. El colorante fantástico lo pondra la escritura, DM.

Gracias, abuelos.

 

 

Sin árboles


Prometí un pequeño reportaje fotográfico. Ahí está. Las explicaciones del cartelito (-ito indica pequeño, de poca importancia y poco visible también) son muy optimistas, teniendo en cuenta que en la plazoleta hay otros árboles cortados desde HACE AÑOS y… no se han repuesto nunca jamás.

Esta otra foto es homenaje (uno más de los míos) a la importancia y caracter amable de la plazoleta.

Mariblanca tras la lluvia//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Mujerárbol llora por sus árboles


Teniendo en cuenta lo de “Patrimonio de la Humanidad” y esas cosas -todo palabrería postverdadera, encubridora y tan necia como lo de las “portavozas”- Mujerárbol se pregunta a qué ha venido la tala de los tilos de la Plaza de la Mariblanca, llevado a cabo en pleno centro histórico y monumental de su pueblo.

Los árboles en primer y segundo plano de esta foto (mía) han sido las víctimas del terror/ismo.

IMG_20171017_193719
Foto by Mujerárbol

 

Porque una es Mujerárbol precisamente por vivir en un sitio con mucho arbolado. Que se los quiten sin razón es asesinato, directamente.

(Fotos del suceso, mañana)

 

Feliz Navidad (y esperanza)


Más allá del mar de nubes, Sierra Cantabria (foto de mi almacén, a. 2.002)

Como ha sido el temita lo que más nos ha cacharreado a los de aquí (aquí) durante este año y como me parece que todos necesitamos un poquito de esperanza, les dejo el enlace al artículo del día 22 de Arcadi Espada, publicado por la Fundación para la Libertad.

Sí: para la Libertad y la Esperanza.

Libros y Tesoros


Fuente: turismovillena.com

Por motivo de la presentación del libro de una amiga, he pasado el primer fin de semana de Noviembre en Villena, ciudad que no me imaginaba ni tan montañosa, ni tan a la medida humana.

A pesar de ser pequeña, posee unas fiestas asombrosas, marcadas por el color, la música y la imaginación. En ellas participa todo el mundo mediante las familias, las asociaciones, los comercios y los barrios, en un derroche de imaginación y tiempo dedicado a las cosas que hacen el Arte: lo hermosamente efímero. Lo sé porque me lo ha dicho mi amiga, que participa como los demás vecinos en esa fiesta llena de colorido y música, los “Moros y Cristianos”.

Fuente: wikimedia commons

Bueno, también tiene unos churros para desayunar que quitan el sentío a una a la que normalmente no le gustan los churros. Del “arroz pinosero” hablamos otro día 😉

Pero lo más llamativo que tiene la ciudad es un tesoro datado en la Edad del Bronce, cuyo hallazgo en los años 60 ya es bastante “novelero” como para suscitar interés. En la wiki lo detallan, pero la verdad es que resulta más fascinante escuchar la narración del locutor en el blanco y negro del NODO de los años sesenta, que repiten como aperitivo para los visitantes en el Museo.

Helo ahí (fuente: turismovillena.com)

El tesoro y su peripecia anterior al descubrimiento (o sea su fabricación, origen y ocultación hace 3.000 años) es el motivo principal del libro de mi amiga, con lo cual la visita al pequeño Museo donde se alberga es obligatoria. Además, doblemente obligatoria para cualquiera que, como yo, sea aficionado a la Arqueología. Y un complemento delicioso y fascinante a la lectura del libro: “La Premonición de Safeyçe”.

Tal es el título de la novela de cuya génesis la autora me hizo partícipe desde tempranas etapas de la creación. El resultado de la escritura es un libro lleno de imágenes y sugerencias, que se lee como un clásico de aventuras: viajes a lo desconocido en la geografía y en el interior de los personajes, sencillos y creíbles, traiciones, envidias, humor… Los dibujos de dos jóvenes artistas villenenses que lustran algunas páginas (y la portada) aumentan esa sensación de sencillez. Y todo esto desarrollándose en una época bastante inusual para las novelas “históricas”, como es la Prehistoria. La autora se ha documentado estupendamente y no solo consultando a aficionadillos como ésta que lo es, sino recurriendo a profesionales de la Arqueología y a (docenas de) buenas lecturas, aconsejadas por especialistas.

Por eso, para ser una primera novela, es un trabajo perfecto para imaginarse un mundo desaparecido pero fascinante: aquel en que gente que vivía en chozas de adobe era capaz de crear maravillas técnicas y artísticas como las que se exponen en el pequeño museo local. Al fin y al cabo es para imaginarse otros mundos para lo que escribimos novelas, ¿no?

Os recomiendo leer el libro -se consigue en librerías locales y entrando en la página oficial de “La Premonición de Safeyce” en Facebook.

 

 

«O se restaura ya Santullano, o tendremos que pegar fotos con celo donde antes había pinturas murales»


No sé si esto lo había traído ya al blogo, o se me había quedado en el bolsillo (Pocket) desde principios de año. Despistá que soy. Es una estupenda entrevista al historiador del arte Lorenzo Arias, que habla sobre los problemas historiográficos y materiales del prerrománico asturiano.

Estado de la Cámara Santa de Oviedo después de su voladura. Foto cortesía Cristina Párbole.

Como he estado viendo el asombroso Santullano y otros restos del estilo, pues viene al pelo…

Estupenda entrevista de La Voz de Asturias. Interesante todo lo que cuenta y también cómo las investigaciones valiosas se van a la porra por “no recuerdo ya por qué”.

Pesimismo, también para mí y mucho más ahora que dicen que se cierra el mejor Departamento de Historia Medieval de España, el de la Complutense. Bueno: ya mi alma mater es la UCD Dublin, Early Irish Dept. Celtic Studies (que ya tampoco existen). Pero no dejo de derramar la lagrimita, porque ahí hubo excelentes profesores y de él salimos algunos entusiastas de la realidad histórica del mundo medieval.

Hala, leerlo entero. Entrevista a Lorenzo Arias en La Voz de Asturias, 5/3/2017.

Origen: «O se restaura ya Santullano, o tendremos que pegar fotos con celo donde antes había pinturas murales»