Etiqueta: Irlanda

Coinsidensias


Estaba ojeando la página de “Un poco de Ciencia por favor“, que generalmente a altas horas de la noche, trae  a Facebook noticias acerca de distintos campos de la Ciencia, algunos de los cuales me gusta mucho conocer, astronomía sobre todo.

Esta vez era una historia sobre una de las primeras máquinas computadoras, una calculadora de trayectorias de artillería, que estuvo en funcionamiento en los EE.UU en los años de la Segunda Guerra Mundial. Un camajuste más grande que mi casa, que tenía poco que ver con los actuales ordenadores, algo así como su bisabuelo. Eso sí, terriblemente útil en su momento.

Ellas y el camajuste (Fuente: mujeresconciencia)

Bueno: resultaba que las encargadas de conectar y establecer los programas del computador mediante conexiones eran mujeres, todas ellas escogidas por sus conocimientos de  matematicas (“computers”) y contratadas por el ejercito americano en aquellos días de tanta necesidad de mano de obra. Sus nombres y trayectorias, vitales y profesionales, se explican en esta página.

Como ya había leído sobre otras computers anteriores (astronomía de principio del siglo XX) me llamó la atención el concepto de su trabajo.

Miren vds. mi ojo fue derechito a una que tenía un apellido sonoro, McNulty (mac an Ultaigh: “descendiente de uno del Ulster”). Mi ojo irlandés sigue jugándome estas pasadas para descubrir cosas curiosas.

¡Y tan sonoro que era el nombre, y tan Ulaid! 

Resulta que la señora Mc Nulty era hablante nativa de gaélico (era de Donegal), y que a lo largo de su vida conservó el idioma a través de las oraciones aprendidas en la infancia.

Kay McNulty Mauchly Antonelli
Kay McNulty, Photo by Zebbie, 1945. Wikimedia Commons.
En cuanto al currículum de esta mujer -Kathleen Rita McNulty Maulchy Antonelli, los dos ultimos son apellidos de casada- y su trabajo en el ENIAC  es asombroso, aunque ella pensó, y así lo declaraba, que su preparación matemática no alcanzaría para el trabajo que le fue encomendado.

Una, que hace sumas a la cuenta de la vieja y no sabe calcular un tanto por ciento sin una calculadora, se quitaría el cráneo ante esta emigrante irlandesa.

Anuncios

Invenciones y realidad II


Algunos han preguntado si el mapa de Tethba que aparecía en la anterior entrada era el que iba a ir en el prólogo de la novela.

La respuesta es no, por eso agregué la fuente de donde está tomado (uno de esos olvidos míos). Solo es una ilustración del blog, y ha sido una de mis fuentes consultadas.

Reconstrucción del puente sobre el Shannon cerca de Clonmacnois. S. IX-X

Además, la geografía de la historia de “Un cuervo en la nieve” es casi inventada. Casi, porque lo narrado es ficción (aunque no imposible) ni es una guía de viajes, obviamente. Había que inventarse caminos, canales y puertos.

Lo que no se puede inventar es el hecho de que en la Irlanda de 1100 no existía ls misma concepción acerca de “territorios” y “fronteras” (éstas siempre deudoras de accidentes geográficos) que la que estamos acotumbrados en nuestra propia Historia. Los territorios llevaban nombres de gentes, como si dijéramos hoy que “ir a Granada” fuese “ir a los Nazaríes”, o que Asturias es “Los Vadinienses de arriba”. Seguir leyendo “Invenciones y realidad II”

Nos queda Inisfree


 

 

Un artículo de Pedro Gª Cuartango en 2014

NOS QUEDA INISFREE

Le escuché decir una vez a José Luis Garci que hay películas que salvan la vida y una de ellas es El hombre tranquilo de John Ford. Yo recomendaría que si hay alguien tentado a suicidarse, viera este film que expresa el fulgor deslumbrante de la existencia, ese esplendor en la hierba del que hablaba el poeta y que permanece siempre en el recuerdo.
Innisfree, el paraíso autobiográfico creado por Ford, está hoy de luto por la muerte de Maureen O´Hara, que, a los 95 años, deja esta mundo, rodeada de una numerosa descendencia como nos imaginamos a Mary Kate Danaher, la apasionada pelirroja de la película que surge ante la cámara como una aparición sobrenatural en la verde Irlanda de nuestros sueños.
Hay una docena de escenas memorables en esta película de culto, pero la que más me gusta es cuando Mary le dice a su ya marido, el ex boxeador encarnado por John Wayne, que no será suya si no consigue la dote familiar que representa “300 años de sueños”. Mary cierra la puerta del dormitorio y Wayne la tira de una patada y le dice a su mujer que no habrá ningún cerrojo ni puerta que se interponga entre ellos, Luego la besa con pasión y la tira a la cama, vestida con el traje de boda. Tras ello, abandona la casa con expresión torva. Ella suspira en el lecho y llora amargamente.

Maureen O’ Hara hizo unas cuantas películas más con Ford, pero no consiguió jamás igualar la intensidad de esta interpretación, llena de fuerza y sensualidad, porque Mary Kate es la mujer salvaje, a la que sólo puede conquistar un hombre con una voluntad indomable como el boxeador recién llegado a Innisfree.
Ford rodó está película en 1952, cuando su carrera entraba ya en la recta final. Era un homenaje a sus dos padres de origen gaélico y a la infancia que le hubiera gustado tener en Irlanda. Durante más de 30 años, estuvo recreando en su interior este Innisfree imaginario que se ha convertido en la patria de los que amamos el cine.
Siempre nos quedará la expresión de Maureen O’Hara cuando Wayne va a pedir su mano y siempre nos quedarán las verdes praderas de Innisfree y la casa familiar llena de flores, un oasis de felicidad mientras la tormenta arrecia en el exterior.
Siempre que veo esta película, siento que el mundo es mucho mejor y que nunca es tarde para disfrutar de los momentos que nos ofrece la vida, sea una cena con unos amigos, un buen vino, un atardecer o las pequeñas cosas de la rutina diaria que nos hacen sentirnos bien.
A diferencia de Ford, yo sí he vivido en Innisfree. He tenido una infancia enormemente feliz en Miranda, jugando a orillas del Ebro y disfrutando del amor de mis padres. Teníamos un modesto bienestar material, pero gozábamos de todos los placeres de una vida sencilla, en contacto con la naturaleza. Todavía sueño con el olor del río, con las nieves de invierno y con la espesa niebla que envolvía una ciudad que parecía fuera del mundo.
Las imágenes de la infancia, el furor del Ebro en las crecidas, la estación de Miranda y el recuerdo de mi madre sentada en un banco del parque me transportan a mi Innisfree particular en el que Mary Kate aguarda bajo el dintel que su marido vuelva a la hora de la cena.

(Pedro García Cuartango, en 2014).

En busca de la Isla Esmeralda


Cierro los ojos

Una reseña de un libro que pronto se publica, de mi amigo el hibernófilo Antonio Rivero Taravillo. Precisamente, el libro se abre explicando qué extraña enfermedad es esta 😉

Inciso: cuando se hizo una votación sobre la portada, la elegida fue la que menos me gusta, parece un folleto turístico (y los guantes, en especial, me dan una grima visual que-pa-qué…). Pero bueno, esas son las cosas… que pasan.

Lo importante es que se trata de otra delicia que llevarse al coleto, escrita con la elegancia que caracteriza a Antonio. Y el artículo trae un enlace para que podais leer parte del librito, ¡pinchad en él!

En busca de la Isla Esmeralda no es el testimonio personal de una prolongada pasión, la que el poeta siente por esa isla lluviosa pegada a Inglaterra. Se trata de un diccionario que propone un amplio y detallado viaje por la cultura irlandesa,

Origen: En busca de la Isla Esmeralda

Honores oficiales españoles para Irlanda


Recovery Dive at Streedagh Beach, Sligo in 2015. Photo courtesy Underwater Archaeology Unit. National Monuments Service

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Les diré que no me queda claro qué condecoración es, y de momento no puedo investigarlo. Pero como sé que la ceremonia de echar flores al mar y la de plantar crucecillas en la línea de marea tiene lugar, pues me alegro doble, porque me encantan las ceremonias simples y hasta efímeras.

Así que estoy muy orgullosa de Irlanda y de que el Rey de España les conceda un honor.  ¡Viva la caballerosidad! Éirinn go bráth! y ¡Viva España, la de las alas de lino! (leer el articulo entero en el enlace)

In a significant step, King Philip VI of Spain has decreed that a group from Sligo is to be awarded a prestigious honour in recognition of ongoing work in reconnecting Sligo’s links with the Spanish Armada.   Origen: King of Spain award to strengthen Sligo’s Armada links — Spanish Armada Ireland

El eremitorio de San Mac Duagh, Co Clare « Pilgrimage In Medieval Ireland


Un hermoso reportaje con fotografías sobre el eremitorio de San Colmán Mac Duach en el Burren.

Me han llamado la atención dos cosas: el aspecto “de conjunto” del Burren actual es bastante desolado (cf. la descripción que hizo Eugene Curry a principios del s. XIX, que se cita en el artículo; pero yo también doy fe, que lo he recorrido a pie) pero en su momento era un sitio cubierto de abundante bosque.

Lo otro es cómo estos ermitaños irlandeses -con o sin “siervo” que les acompañase 😉 – después del paso por el yermo fundaban grandes monasterios, o se convertían en personajes influyentes en alguno ya fundado (el caso de Conn na mBocht y sus predecesores en relación con Clonmacnois).

Muy interesante, y hasta divertida, la historia del Sendero de los Platos -yo lo llamaría “Cambera de los platos” – y la asociación eremitorio-pozo santo-cueva/leachta y esas pequeñas construcciones que también llaman leachta (“lechos”).

Un poquito inquietante el asunto de la acumulación de “ofrendas” junto al pozo santo, sobre la que pone una nota final la autora, muy de acuerdo con ella.

Leedlo entero en el link que sigue…

St Mac Duagh’s Hermitage is located in the townland of Keelhilla(Kinallia’Kinahulla) in the Burren Co Clare.  According to tradition, the site was chosen by St Colmán Mac Duagh a…

Origen: St Mac Duagh’s Hermitage Co Clare « Pilgrimage In Medieval Ireland