Vídeos

Verde, para desoxidar


Porque está todo roñoso y oxidado, amigos.

Unos pocos árboles, cortezas, hojas, pinchos, frutos y flores.

Anuncios

Digitalización de un Códice español


Como se digitaliza un Códice del s. X en España. ¿Un poquitillo de descuido en la manipulación…? Güeno…

El video me lo han compartido ayer en Facebús, y de Irlanda no me ha llegado aún cómo lo hacen. Al Florentius que lo pintó, sí que le llegó, sí… ¿se nota?

(Otro día os cuento qué es la Moralia in Job y cómo fue una de las primeras cosas que se escribieron-copiaron en Irlanda).

MuZiquita


Como se ve, no tengo tanto trabajo como cuando estaba escribiendo la novela… y por eso vuelvo a actualizar más a menudo el blogo.

Hoy, brujuleando por ahí, me he vuelto a dar de boca con el klezmer y con uno de sus representantes más significativos. Dave Tarras fue el abuelo de los grandes clarinetistas judíos que han cultivado el género, entre los que destaca el argentino Giora Feldman, de quien ya os he puesto algun recorte.

Tarras, además de su tradición familiar, fue un activísimo grabador de discos y un renovador del estilo imperante en el klezmer de su tiempo. Su carrera principal fue en Estados Unidos, una vez que emigró allí después de la Gran Guerra. Hay pocos grupos norteamericanos de klezmer, ya sea moderno o más clásico, que no le hayan rendido homenaje, por la amplitud de su obra musical y también por su contribución a la popularidad del klezmer en Norteamérica.

En you Tube hay docenas de grabaciones de Tarras, en solitario o con orquesta, de una época o de otra, pues estuvo activo desde principios del s. XX hasta bien entrados los 50. He escogido esta pieza, que no sé si le rinde homenaje a ese barrio de Estambul de tanta importancia desde el periodo Bizantino hasta nuestros días, el Galata.

¡A bailar!

La canción de este día


Este video me lo han compartido amigos asturianos de FaceB  esta mañana y en todo el día no ha dejado de sonar la canción en mi cabeza. Esa voz, esa vooooz. Los instrumentistas, maravillosos. Y el escenario… ¡apaga y vámonos, el Palacio del Rey Ramiro!

El video es de la Fundación Princesa de Asturias y me parece estupendísimo que tenga una escuela internacional de música.

Ya habrá salido en los telediarios y en las bombardas… pero en Mujerárbol tenía que salir. Porque a Mujerárbol la buena música le gusta tanto como la lluvia.