Minientradas

The Hiring Fair at Strabane – 12 May – thefadingyear


Tyrone- Patrick McGill, circa 1913; ‘There was great talk going on about the Omagh train. The boys who had been sold at the fair before said that the best masters came from near the town of O…

 

Leed entero el relato de este terror, en Irlanda del Norte a principios del s. XX. Me figuro que en España, por aquellos días, había otros terrores parecidos… alegrémonos de que hayan desaparecido, aunque seguramente se hayan trasladado de sitio.

Origen: The Hiring Fair at Strabane – 12 May – thefadingyear

Una rara estela funeraria de Clonmacnois | Irish Archaeology


Resulta que la “estela” es en realidad una piedra de molino de mano. El nombre del difunto puede verse claramente, a mi juicio interrumpiendo el dibujo a base de cordeles. Inquietante si la identificación con el rey de los Uí Maine fuese correcta, pero…

El original es: An Unusual Medieval Grave Marker from Clonmacnoise | Irish Archaeology

Domingo 26 Marzo


Decir que entender es una manera de justificar es un inmenso error que solo puede cometer gente muy poco inteligente. El primer ministro Valls dijo que no hay que entender a los yihaddistas y es un error: si tu no entiendes el mal, no puedes combatirlo. La única manera de no cometer los mismos errores es entender por qué esos errores se cometieron. La única manera de acabar con el yihaddismo o de impedir que los fascismos se repitan es entenderlos, sino ocurre lo que ahora.

(Entrevista a Javier Cercas en El Confidencial. Resaltado mío.)

Léanla, imprescindible. Por la literatura y por todo lo demás.

24-03-2017


Los efectos colaterales del terrorismo son inmensos. A la vista pareada del cubo de lejía y de los honores, ciertamente complejos, que las portadas de los periódicos rinden al ex asesino McGuinness surge, por ejemplo, uno catastrófico. Esta convicción, obvia, pero tan obscena e insoportablemente representada en este caso, de que la vida moral no tiene premio. Y la instrucción consiguiente de que, por lo que pudiera pasar, no hay que perder un minuto en nada que no esté regido por el principio del placer individual. ¡Caiga quien caiga! Es así también (cerebros, vísceras, huesos al margen) como la onda expansiva terrorista desintegra.

(Arcadi Espada, en El Mundo)