Algo se menea


Bueno, voy rellenando mi agenda de fechitas para la presentación de mi libro en distintos lugares.

Ya iré avisando con tiempo por este blog y por la web del libro. La primera será en Aranjuez. La segunda en Madrid, si todo va como espero, en un sitio céntrico y bonito.

Mientras tanto, hay que hacer carteles, amarrar fechas y… seguir vendiendo.

Anuncios

Pintura neandertal


https://d2ufo47lrtsv5s.cloudfront.net/content/sci/359/6378/912/F1.large.jpg

Bueno, esta “historia” científicamente apoyada, que recoge mi querida Terrae Antiquae (enlace al original de la revista Science en el propio artículo) le sugiere a la escritora una localización concreta, con la que poéticamente había soñado, para una historia o algo que lleva ya mucho tiempo en la caverna de su mente.

Y hasta un título, oye.

El paisaje hace ya mucho que lo tiene, aunque ahora la escritora arde en deseos de ir allá otra vez y hacer MÁS fotos. Los personajes empiezan a tomar vida, a moverse -sí, yo también me he movido por ahí: El Castillo, La Pasiega…- y un mensaje antiguo empieza a descrifrarse.

Magia: entonces signos y puntuaciones, ahora, letras, signos y puntuaciones…!!……

All examples of early cave art dated thus far were created in red pigment, and comprise dots, lines, disks, and hand stencils. This is a restricted and nonfigurative set of subjects and could represent the extension of Neandertal body art to the external world. Regardless of whether concentrations of color, dots, disks, and linear motifs can be conceived as symbolic, hand stencils (which, unlike positive hand prints, cannot be created by accident) require a light source and previous selection and preparation of the coloring material—evidence of premeditated creation.

Because a number of hand stencils seem to have been deliberately placed in relation to natural features in caves rather than randomly created on accessible surfaces (31), it is difficult to see them as anything but meaningful symbols placed in meaningful places.

Si no fuera por los planos términos del inglés científico (“meaningful” any-thingies)… Ya saben vds.: lo que es el Arte, colores, posturas, formas, objetos. Los sonidos, la escritura sabe como figurárselos.

Una noticia muy esperada por esta que lo es. El colorante fantástico lo pondra la escritura, DM.

Gracias, abuelos.

 

 

Marchando una de novela


Mi escritorio

Para los impacientes: ya he firmado contrato de edición para mi novela.

Aún tienen que enviarme x galeradas, es decir, “equis” pruebas de impresión, hasta que todo quede “niquelao”. La tirada va a ser corta para ir empezando. Luego, seguramente, habrá e-book además del libro de papel.

Espero que la cosa esté en danza en torno a Marzo-Abril, quizá Mayo. ¡Ah, la primavera…!

Pero no puedo adelantar fechas, porque dependen del departamento de maquetación de la editorial, los reposteros del bollo que he estado cociendo ya más de cuatro años. Sí que puedo adelantar que el título final va a ser algo distinto al que estaba jugueteando conmigo desde hace unos meses. Nada de cuervos… La gloria de Clonmacnois resplandecerá como es debido.

Habrá una presentación física del libro, que quiero que sea en Madrid, aunque busco ya hueco en mi pueblo (no me hago ilusiones: como desierto es un sitio perfecto). Y lo más curioso es que habrá una página web sobre la novela, donde contaré cosas y se podrán adelantar fragmentos. Existirá hasta un mini-trailer sobre el asunto de la misma. 😳

En fin: cerrando unas puertas para abrir otras.

Mientras van sucediéndose estos acontecimientos, os ruego paciencia.

 

Llegamos tarde


No sé, hay veces que me da miedo hasta asomarme.

No me insistas, ya te lo he dicho. Ahí abajo hay mucho ruido, no me gusta, ¿sabes? Los hombres caminan atropellándose y gritando. Cuando era joven, solamente en tiempos de guerra se veía a tanta gente junta. Ahora, muchos van distraídos con música ensordecedora y unos objetos con luz intermitente que, al parecer, les envían mensajes. Dicen que se comunican por medio de esos objetos. ¡Están locos!

Estoy de acuerdo: nosotros no podemos tener miedo, pero yo ya estoy viejo… Sé que algunos de esos hombres llevarán armas escondidas con las que pueden hacer mucho daño, accionándolas en los lugares donde se acumula el gentío. Ya lo han hecho varias veces. ¡Es terrible! De todos modos, es poco lo que podrían hacer contra nosotros. Por lo que temo es por ellos, los humanos son tan frágiles y tan estúpidos. ¿Por qué ni siquiera después de una clara victoria nuestra son incapaces de comprender lo que se espera de ellos?

Que no, que no me atrevo a bajar. Ya sé que lo he hecho otras veces, pero ya estoy viejo para esto. Además, ¡la última vez fue tan triste! Sí, hace más de setenta años, claro que te acuerdas, ¿verdad? ¿Por qué somos tan impotentes contra el enemigo? ¿Lo sabes tú?

Bueno, bueno, está bien, te acompaño. Te conozco desde el Principio y no voy a negarme a cumplir tu deseo, viejo amigo.

No me tires de la manga, voy todo lo rápido que puedo. ¿Qué me dices? Ah sí, ahí en ese portal hay una pareja. Ya los veo, es en el número veintisiete, el que está detrás de los contenedores.  Ella lleva un niño en brazos. No, no es la ropa lo que le quita, es… ¿una bolsa de plástico? El trastea entre su ropa, ¿qué buscará? ¡Rayos! ¡Pero si es ese cacharro luminoso que usan para comunicarse!

¿Qué están pidiendo una unidad médica?

¡Pero bueno…! ¿Otra vez hemos sido los Ángeles más lentos que la Policía Local?

 

 

Novela fuera del horno (enfriando)


Bueno, amiguitos: mi novela, definitivamente terminada, corregida y cocida, ha salido del horno para dirigirse a encima de la mesa (de un editor y de los lectores de un concurso) y aguardar el momento de servir e hincar el diente.

Es un proceso en el que el autor tiene poco control, salvo cruzar los dedos. Los concursos parecen “seguros” es decir: seguro que no ganas, pero quizá algún “ojeador” del equipo le echa la visual y… suena la flauta.

Las editoriales son otra cosa. Hay que esperar unas semanas, normalmente para recibir una carta educadísima rechazando el trabajo. Al menos esa es la experiencia de una… y de muchos otros, como todos sabemos.

Lo que sí que no resulta es andar llorando por las esquinas y mantener lo escrito en el frigorífico, o en el cajón del escritorio, o en un USB. Hay que sacarlo de la jaula, o morirse. Y si no funciona, pues qué le vamos a hacer y a escribir otra mejor.

En último término, está la auto/co/edición, que es como el seguro que no se rompe cuando el escalador da un traspiés y “vuela”. Darse de morros contra la pared sigue siendo una

posibilidad… Pero esa es la esperable, porque el público, es el público. El juicio final.

Creo que mi novela tiene muchos valores: yo soy su agüela (sí do mhamó í, sí do mhamó í) ¿qué voy a decir?

Mucho esfuerzo, buena documentación, ninguna fantasía bienintencionada que no esté en los Anales, ni en la Arqueología, ternura, romanticismo y aventura, pocas palabras difíciles de pronunciar, explicaciones contextuales y ninguna nota al pie de página. No hay un prólogo erudito ni un diccionario; habrá un mapa, cuando se edite y donde decidamos entre editor y yo… Y sí que hay mucha ilusión y trabajo por mi parte. Y dinero, por cierto, dinero excesivo para una jubilada… (pronunciar con tonillo Homer Simpson).

Bueno, y aquí lo dejo: mañana saldrá un último “teaser”, porque no quiero comprometerme a que digan que ha sido editada por medios electrónicos, aunque otros opinan que no pasa nada por servir aperitivos En enero saldrá el fallo del jurado del concurso. Y si hay que descorchar el champán, se descorcha.

Si no se descorcha, a lo largo del primer tercio del 2018 habrá noticias del cuervo volando por los aires. Porque lo que es EDITAR, se hará, por otro o por quien suscribe. 😄

¡Vaya que sí!