Foto: EL MUNDO

La Fortuna ayuda a los audaces.

La verdad es que me importa un cominillo citar mal a los clásicos.

No es la primera vez que la sentencia le cuadra a Nadal: un audaz que osa. Quizá ahora ose menos que antes, pero sigue siendo osado. Audaz. Grande.

 

Anuncios