Vagueando


Llevo ya un tiempo que ni posteo ni nada en Mujerárbol. No quiero ni pensar en el otro blog en el que colaboro…

Padezco esa depresión extraña que da a los que han terminado una novela y quieren seguir escribiendo, porque si no se les caen las manos. Una amiga que escribe dice que es “depresión post parto”.  Y sí.  Lo es.

Los proyectos que me bullen en la cabeza y los dedos aun tardarán mucho en ir tomando cuerpo (de hecho son un poco espirituales) y, mientras deseo alguna clase de vacaciones (no necesariamente de playa y siesta) sigo retocando acá y allá, haciendo listas de posibles concursos/editores y escribiendo relatillos en un grupo privado de FB y en otros sitios.

Y leyendo más que antes, hasta el punto de que he tenido que ponerme un bloqueador de entrada a FB  para no perder el tiempo en meandros, aunque algunos meandros, la verdad, tienen cosas interesantes.

Así, he descubierto un estupendo cuentista; una obra de ensayo bien fundamentada, amena y mediática y un clásico de la antropología que se va a reeditar… bhuel… y he enlazado o resumido posts y entradas de personas que creo merecen la pena.

Esto es lo que yo llamo “vaguería”. >:D

Anuncios