Marchando


Yo ya sé que esto se ha puesto de moda. Al menos en mi pueblo, donde la ausencia de grandes desniveles fabrica corredores de todas las edades, velocistas y… nordic-marchadores.

Y no me disgusta por una vez ir a la moda.

img_20160529_195521
Mis bastones y yo en primavera
img-20161230-wa0010
Yo muy al fondo. (Foto: Alberto/Gema Paula)

Me apunté hace un año como cosa divertida y gratis. Ahora, la Consejería de Deportes ha montado unas clases muy divertidas. Empezamos dando vueltas en torno a una piscina y ahora ya recorremos nuestros alrededores, lo que da tiempo en aprox. una hora.

 

Hay otro grupo en el pueblo y ya me he unido a ellos para caminatas un poco más largas. En fin, que ya no tengo excusa para dejar de hacer ejercicio.

Y sí: no sabía que “esto” cansaba tanto.

Anuncios