Papá


wheelchair-567807_1280

Esta columna de Maxim Huerta es para quitarse el sombrero. Y luego el corazón y darle la vuelta como a un calcetín y meterlo en la lavadora. Porque está sucio y desgastado.

A veces miro a mi padre, como ahora, y me quedo callado. Los dos frente a frente, con un café de por medio. “Qué pasa, papá”, le digo. “Bien”, me responde. Nada más. Ahí acaba toda la charla del día…

Seguir leyendo: Papá

Anuncios

Un comentario sobre “Papá

Los comentarios están cerrados.