Creepy Surprise: Medieval Skeleton Discovered Under Uprooted Tree


When an old beech tree toppled over during winter storms in Ireland this year a skeletal surprise was hiding in the gigantic mass of roots pulled from the ground: the remains of a medieval lad.

Origen: Creepy Surprise: Medieval Skeleton Discovered Under Uprooted Tree

Hay que tener en cuenta que una está muy sensible estos días acerca de árboles arrancados de raíz por tormentas. Confieso que cuando vi la foto no miré el titular, pensé que era uno de los nuestros.

IMG_20150902_103000
Este es del Jardín del Príncipe y no tiene esqueletos debajo.

Pero no, resulta que no.

La otra cosa es que el árbol en cuestión puede “cambiar de especie” según la fuente que se lea. En el website de la CBSnews, en el pie de foto es un abedul, y un haya unas líneas más abajo: verlo aquí. Para comprobar cuál era la unanimidad tuve que leer la noticia en distintos sitios, aunque por el tronco, ancho y gris, se ve que abedul no es.

Los Arqueólogos tendrán que dictaminar si el cuerpo encontrado, de un joven de entre 17/25 años datado entre el XI y el XII, estaba asociado a un antiguo cementerio, o si es un muertito “casual”. Queda claro que el árbol creció encima de él mucho después, ya que parece que el gigante derribado solo tiene 200 años, mientras que los restos humanos son mucho más antiguos.

Anuncios

2 comentarios sobre “Creepy Surprise: Medieval Skeleton Discovered Under Uprooted Tree

  1. Ójala esos muertos incivilmente muertos pudieran reposar debajo de árboles enormes, que se hicieran uno con huesos y raíces al cabo del tiempo. Y que pervivieran siglos, aunque un dia una tormenta los tirara y descubriera su fundamento. Creemos casual lo que no lo es, me parece.

    Me gusta

  2. En nuestra zona también las últimas tormentas han derribado grandes árboles, pero por aquí, los ” desaparecidos ” son de nuestra guerra incivil ( la batalla de Brunete fue justo en nuestra parte del valle del Guadarrama ), o sea, muy posteriores al nacimiento de esos árboles. Pero, ¡quien sabe!, al ser un valle de río, lo que podría aparecer, que cuando vinimos a vivir aquí, se solían encontrar con facilidad puntas de flecha de silex, y esas cosas…

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.