Más de una semana


Y de diez días también. Llevo mucho tiempo sin pasarme en serio por el blog, porque la novela me tiene completamente absorbida. Y bastante enfadada porque las puertas no se abren y se cierran tan bien como una quisiera.

Menos mal que Mujerárbol prepara entradas de antemano y las programa para que salgan cuando le interesa. Normalmente, con una semana de antelación… así que, echar cuentas.

He pasado unos dias feotes de primavera: decaimiento y soñarrera. Lo peor de todo es la sensación de “quien mucho abarca poco aprieta” y la de suciedad del mundo que rodea a una: noticias, ciudadanía y hechos.

Así que aflojo y me concentro en el trabajo que tengo que terminar: la novela.

Y miro árboles, pajaritos esquivos y noches de luna.

Anuncios