Oliver Sacks: privilegio y aventura de vivir


Igual que me habría gustado ser como él, me gustaría tenerlo así de claro cuando me toque.

De pronto me siento centrado y clarividente. No tengo tiempo para nada que sea superfluo. Debo dar prioridad a mi trabajo, a mis amigos y a mí mismo. Voy a dejar de ver el informativo de televisión todas las noches. Voy a dejar de prestar atención a la política y los debates sobre el calentamiento global.

No es indiferencia sino distanciamiento; sigo estando muy preocupado por Oriente Próximo, el calentamiento global, las desigualdades crecientes, pero ya no son asunto mío; son cosa del futuro.

 

Oliver Sacks: De mi propia vida | Opinión | EL PAÍS.

Anuncios