Short and Sweet Advice For Writers: Stop Putting Yourself Down


Creo que este post dice muchas cosas acerca de como nos vemos los escritores. O sea: la gente que pasamos escribiendo la mayor parte de nuestras horas. ¡Y los comentarios son apetecibles! (Oh sorry, it’s in english)

Live to Write - Write to Live

girl pig insultIf you’re like most writers (even the working ones), you would like to spend more time (and make more money) writing. You might write as a side hustle, pro bono, or “just for fun.” Or, if you’re like me, you might make your living writing, but only because you do a lot of commercial (vs. creative) work – copywriting, content marketing, etc.

My writing life includes bits of each of these scenarios. I make my living writing website content, ebooks, reports, blog posts, etc. (primarily, but not exclusively, for corporate, business-to-business – B2B – clients in the technology and marketing industries). I take on the occasional side project to write a paid feature for an arts or lifestyle magazine. I also write a bi-weekly column for my local paper as a pro bono gig. And, finally, I journal, blog, and write fiction “just for fun.”

That’s a lot of writing.

Ver la entrada original 656 palabras más

Anuncios

2 comentarios sobre “Short and Sweet Advice For Writers: Stop Putting Yourself Down

  1. Me ha gustado mucho. Y me parece que se nos puede aplicar las reglas que esa chica propone a mucha más gente, no sólo a los escritores.
    Porque si alguien se interesa por lo que hacemos, hay una tendencia a decir que no vale nada, y a dejar cortado al que pregunta, en vez de pensar que posiblemente no pregunte por “quedar bien” sino porque de verdad le interesa, o le puede ser de ayuda la conversación con nosotros.

    Es una pose de timidez, que, en realidad, lo que esconde es un orgullo mal puesto. Nos hacemos de menos para evitar que los demás nos puedan criticar y hacer de menos.
    Hay que aprender a reconocer el orgullo y la satisfacción que sentimos por nuestro trabajo, o por lo que hacemos bien, y aceptar con tranquilidad y sencillez que a otros les pueda parecer una birria…

    Menudo sermón me ha quedado. Ya siento

    Me gusta

    1. No es un sermón, sino algo de lo que uno se da cuenta cuando de verdad madura y ve que su trabajo merece la pena. Gracias por comentar.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.