Disparadores y objetivos


IMG_0449Palabras ambíguas.

Un disparador suele ser una frase, enigma o titular que te lleva a desarrollar por escrito un asunto -aunque no tenga mucho que ver con el disparador.

¿A quién dispara el disparador? Al objetivo, a la diana, a un memo/meme que pasaba por allí. A veces, hasta acierta.

Resulta que hoy teníamos que trabajar con disparadores. He escogido tres ¡y los tres me han llevado y traído por la casualidad! Con decir que uno de ellos proponía “El hábito no hace al monje”… 😉

Lo deseché enseguida: ¡no quería escribir más sobre monjes!

En el primero me he encontrado a una señora bien mayor -y bien grande- que también corre. Principalmente carreras solidarias de 5k. Es en Filadelfia, tranquilos: seguro que sus motivos, marcas y formas no tienen nada que ver con la explosión de carreras tremebundas (y trmebundamente solidarias) y cuerpazos danone que te encuentras normalmente en las populares españolas.

Ni siquiera tiene que ver con mis propias ganas de correr mayores distancias a un poco mayor velocidad.

Me ha hecho pensar acerca de la tontería que tenemos con nuestros cuerpos, con el hecho de que parece que solamente hay una forma de disfrutar de ellos -oh, sí: todos la conocen- y una edad para ello. No, no me conteis pamemas políticamente correctas, porque yo sé que en España es así. Dile a tu madre/padre que corra contigo, si tú tienes más de 45. Anda.

Eso a su vez me lleva a preguntarme cosas sobre la educación que hemos recibido, o sobre la tontuna políticamente correcta del que “todos ganan” y tal. No hijo, no: gana el que más apuesta.

Así que mi post de hoy para el Blogging 101 es este. ¿Personalzar un disparador?

Anuncios