Árboles que hacen llorar


Espero ver este otoño este sauce que, desgraciadamente, siempre tendrá hojas.

Pero es bueno que así sea, porque esas hojas son memoria y esa cosa tan rara, la memoria, es mejor que la posean los árboles que los hombres, ya que ellos serán los que hablen por nosotros el Día del Juicio.

De ese árbol, me parece, solo se desprenderán lágrimas. Muy antiguas, porque ya la gente a la que se dedica el sauce escribió hace siglos:

Junto a los canales de Babilonia
nos sentamos a llorar con nostalgia de Sión;
en los sauces de sus orillas
colgábamos nuestras cítaras.

(Seguir leyéndolo aquí porque merece la pena, con su rabia final y todo).

En otras ediciones del cántico, los árboles son álamos. Los temblones también podrían servir, sí; pero no: se trata de sauces. No especialmente llorones, pero ¿qué cosa mejor junto a un rio?

Un rio de sangre. Hacia atrás y hacia adelante.

Para taponar la herida, lo mejor es recordar, siempre en silencio. Nada de reivindicar ni de dar saltitos. Solo recordar.

Anuncios

2 comentarios sobre “Árboles que hacen llorar

  1. Doña Carmen
    Me ha gustado mucho que haya puesto esa foto en portada, y también he disfrutado con el cántico hebreo.

    Pero lo que yo quería es decirle en lo de La Calor de aquí de Madrid ( que no deja poner comentarios , al menos de momento ), que al menos aquí el calor es seco. Que en San Sebastián, en un día de viento sur, o en Nueva York durante todo el verano, no hay quien aguante por la humedad añadida al calor.
    Y es que
    ¡ El que no se consuela es porque no quiere !

    Me gusta

    1. Dª viejecita: la calor del Real Sitio también es húmeda, al menos por el lado que da al río. Y ¡uf!
      Vvoy a ver qué le pasa al comentariado de ese post. Lo he escrito desde una nueva interface de estos del WordPress que no hacen más que fascinarme con las novedades 🙂

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.