Cura de humildad


Leer las frases que había apuntado del libro de Murakami sobre correr, le producen a una una cura de humildad. Tanto desde el punto de vista del corredor como del novelista.
Por ejemplo eso de que se permitió el lujo o privilegio de ser novelista. Es cierto: no todo el mundo tiene el privilegio de poder escribir BIEN. Lo cual es un punto que tengo que poner en mi haber. Otra cosa es el esfuerzo que te cuesta mantener el privilegio… y hasta el resultado de lo que escribas.

Pero el Zen enseña a despreocuparse del resultado y a centrarse en “lo que hay que hacer”. Mover las patitas. Escribir.

Se acerca el verano pegajoso: lo temo. Me deja planchada física y mentalmente.

Image: ‘Anywhere Is: The Another Sky’ http://www.flickr.com/photos/29225114@N08/14016692823

Intentaré escapar. De momento, ha sido una delicia disfrutar de noches frescas. Tendré que ir pensando el cambiar de horario 😦

Anuncios