“La moto”


Cuando estaba aprendiendo a escalar en roca -cosa que nunca se me dio bien y abandoné- me enteré del curioso “síndrome” que le da al escalador cuando, llegando a cierto punto en que no merece la pena echarse atrás, seguir adelante da más miedo aún. Le llamaban “la moto” porque se manifestaba con temblor de piernas. Cosas de la química corporal y muscular, ya saben…
Bueno, pues nadie ha explicado aún la motocicleta de los escritores que llevan con una novela un montón de tiempo (¿deberían haberla tirado a la papelera antes?) y han invertido mucho tiempo (incluso dinero) en ella. Ya no pueden volverse atrás, pero seguir adelante es igualmente dramático.
¡Aaahr!


Cuando iba a publicar este post, me he puesto la stream-radio que suelo escuchar para relajarme. ¿A que no saben qué cosa estaba sonando al sintonizar?

Three pieces by T. Carolan.

¡Qué risa!

Anuncios

2 comentarios sobre ““La moto”

  1. Sólo desearle ánimo Doña Carmen.
    ¿ No tiene ningún truco para diversificar un poco ?
    ¿ Como componer una canción cortita, o dibujar ilustraciones para su novela en curso ? ¿ O hacer un viajecito para desconectar ?

    Un abrazo.

    Me gusta

    1. De momento sí: tengo el correteo y el dibujeo. En ello estoy, porque encima ayer la impresora me hizo una pirula impres-ionante y hoy necesito desconectar.
      Rico Jueves Santo para vd. Dª Viejecita.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.