Mis horas monásticas: maitines


Son las 6 de la mañana y llevo dando vueltas en la cama desde que el gato tuvo a bien obsequiarme con una sesión de mordiscos en los calcañares, a las 5 y poco. ¡Mis pobres tobillos y la funda del edredón!Imagen

Llevo una temporadita de despertares tempraneros, que si no aprovecho para tirarme de la cama y venirme aquí es por verguenza. El frío no acompaña, pues de lo cotnrario me tiraría del todo y me iría a ver amencer en algún lado de la Mesa. En fin, échale la culpa al gato.

(No vale la infusión de valeriana: al él le sirve de estimulante).

Anuncios

4 comentarios sobre “Mis horas monásticas: maitines

  1. Si una se puede meter en la cama tempranito ( y estar en siete sueños a las 10 o así ) , lo de levantarse todavía de noche cerrada es una delicia, y cunden muchísimo la lectura, la preparación de papeleo, etc. Lo malo es que a los que comparten la casa con nosotros no siempre les van los mismos horarios…

    Me gusta

    1. Uuuh acostarse antes de las 10, ¡imposible! Tendría que estar muy muy cansada. Los de caracter introvertido solemos ser de altas horas de la noche, noctámbulos sin bares ni copas.

      Me gusta

      1. Me dicen algunos que tienen más edad que yo que ésta, la edad, también influye en esos insomnios. O será el clima: cuando estaba en ese país que ahora sale de la crisis, me estaba escribiendo hasta las 4 de la mañana y no me daba ni cuenta. Ahora… ¡bufff!

        Me gusta

Los comentarios están cerrados.