Diminutos cambios


La página de apertura del blog vuelve a ser clásica: una intro de bienvenida y, debajo, en lista, las últimas entradas. Para leer cualquier de ellas, pinchar y… ¡vualá!

La caja de búsqueda, el archivo y la tecla de suscripción por mail se encuentran en la misma página. Los enlaces siguen estando en uno de los menus desplegables de la zona superior. Esta, sigue teniendo los mismos apartados, en el que estaca el de “Céltica” que es mi buque insignia, aunque un poco dejado de la mano estos ultimos meses.

AVISO: me avisa WordPress de que debajo de las entradas pueden aparecen anuncios de terceros que, claro está, tienen poco que ver conmigo y no me reportan ni un real de vellón. No sé si esto me obliga a cumplir la (gilipoyesca) ley de Cukis o de Kakis. Esto viene a cuento de estar hasta el Kuku de tanta ordenanza, que encima, perjudica más que beneficia.

¡Ke rikos los kakis!
Anuncios

2 comentarios sobre “Diminutos cambios

  1. Yo les tengo un poco de miedo a los cambios en los blogs, que tengo un amigo que cada vez que hace un cambio, primero se me queda el “bicho” colgado ( y mira que es difícil que se te cuelgue un mac ), pero es que, además, durante una temporada me llegan toda clase de anuncios para venderme pastillas raras…
    Pero aquí no parece que ocurra nada extraño. Estaré ojo avizor, porque este blog me gusta mucho, y pienso seguir viniendo a leer aunque me llenen de galletitas…

    Me gusta

    1. Como dice el abogado que enlazo, en realidad es una directiva tonta que se podrían haber evitado si no tuvieran tantas ganas de controlarlo todo, dejándo las cosas como estaban: uno puede eliminar las galletitas de los kokones cuando quiera, individualmente, en su propio navegador. Me alegra que le guste pasarse por aquí. Ahora he comprado una actualización para ponerlo más bonito y creo que eso mejorará la lectura… y espero que atraiga lectores asíduos e inteligentes, como los que tengo ahora.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.