¡Vaya susto!


He podido re-entrar en mi blog.

Estaba podridita pensando que lo había perdido para siempre, como me pasó con el otro… Bueno, que no quiero convocar a los malos esp-rollos. Que estoy aquí otra vez. Que quizá me compre un dominio para por si las moscas, que…

¡Que qué puñeta el que a una le guste tanto bloguear!

Anuncios