Comprender lo esencial


No es que me guste fanfarronear “de término medio”. Tampoco me gusta la ideología-pack: “compre nuestro pack, enterito y le damos tó servido, hasta la salvación aunque malhuela. Y si encuentra algo más barato mejor, cámbielo. No problem”.

Es decir: en lo que sigue encuentro que no todo me convence. Pero me convence lo esencial: defender la familia como núcleo de la vida social.

Tenemos malos ejemplos, quiero decir, que casi inmediatamente una visualiza una familia concreta cuando dice “la familia”: una limpísima familia cristiana, toda buena voluntad, incluso para sobrellevar lo insoportable1; una chisposa familia-no-se-sabe, toda guais y buen rollito (fotografía siempre tomada en verano); una caricatura de la España de posguerra; un… Bueno, los hay que piensan en esta

La Cosa Suya

Bromas aparte. También caricaturas aparte.

La Historia enseña que, cualquiera que fuese la forma de la familia, ésta representaba el origen, el fundamento del indivíduo y de lo colectivo. La genealogía era una manifestación y un símbolo: no creo que haya cultura que no respete ésto, pues al fin y al cabo somos un “linaje” humano. Sin negar ni la unidad ni la diversidad, pero no un totum revolutum intercambiable y “anónimo”.

La búsqueda de nuestro origen toma a veces formas extrañas. La historia personal frente a la traicionera “memoria” colectiva. O no frente, sino al lado. Pero, ¿por qué hay quienes se desgarran media vida buscando un padre o una madre que -queriendo o sin querer- se deshicieron de éllos? ¿Por qué hay causas judiciales abiertas sobre el particular, aquí, en la España y en otros lugares?

Más al fondo, a la derecha: ¿Por qué son importantes las raíces y no solo las hojas? Me da mucho qué pensar ese asunto y alguna ota vez escribiré sobre ello.

Por eso, y por la diversidad de voces y de sentires que se agrupan bajo este título, y por la cantidad de reflexiones que se me ocurren al leerles, os traigo hoy ésto:

La Manif Pour Tous – Comprender lo esencial.

________________

(1) Sé que existen y han existido familias enfrentadas a lo insoportable. Que lo han soportado, o no, pero nunca sin heridas.

Anuncios