La dignidad de lo que se enseña


(…) Para que haya una escuela es imprescindible un alumno con ganas de aprender, un profesor con ganas de enseñar y algo que merezca la pena ser aprendido y de cuya dignidad el profesor, por su condición, es más consciente que el alumno.

Vía

daruma

Anuncios