Qué dificil es parir


Avanza mi novela. Algún día les contaré, amigos.

Ahora solamente puedo alegrarme de que avance, de que cada vez sean menos los charcos en los que caigo como una Madre Cochina cualquiera y de que ya haya podido imprimir dando por listos para 1ª relectura tres capítulos, tres. De los al menos ocho.

De que cada vez, las sesiones sean más fruictíferas, aunque me desvele y me den las cinco de la mañana cabreada con el eunuco felino* que huele mi desasosiego y me despierta correteando por encima de mis mantecas.  Y hala, a la tecla.

Me ayudan distintas cosas, como esta y esta otra que estimulan el lado racional y lógico del oficio de escribir novelerías en que una está metida. Y me divierten mientras aprendo.

A parir. Imagen

(* “eunuco felino” es un idiotismo obtenido de cierto blog de WP que sigo)

Anuncios