Irlanda en la Edad de Oro (II). Un contexto.


(Viene de aqui)

Quizá sea bueno visualizar el contexto histórico de Europa al comienzo de este periodo, para darnos cuenta de la importancia que tuvo Irlanda en su momento.

Repasemos los principales espacios de poder y cultura europeos de mediados del s. VI: El Reino Visigodo de Hispania está muy tocado por divisiones, pero se mantiene antes de la gran debacle. Leovigildo aporta unidad territorial y política, y su sucesor Recaredo, unidad religiosa. Aún falta un poco para la gran debacle de la invasión islámica, y ésta tardaría aún dos siglos más en dar frutos culturales valiosos.

En el centro de Europa, el Reino de los Francos todavía se encuentra bajo la dinastía merovingia. Tiene por delante un largo camino hasta que se consolide un sistema capaz de mantener unido su amplio territorio y proporcione frutos culturales de enorme significación. A la cultura Carolingia contribuyeron no pocos irlandeses… pero aún no había llegado.

Reino franco 768-811.

En Italia ni siquiera servía como elemento aglutinador frente a las divisiones políticas el poder temporal de la Santa Sede, que era escaso y estaba en vías de formación, aunque su peso espiritual era reconocido por los cristianos del Imperio Occidental, en contraste con el poder Bizantino.A mediados del s. VI la imagen italiana de este mapa aún no estaba consolidada.

En cuanto a la isla de Britania, sajones y anglos han conseguido asentar los Siete Reinos Sajones. Primero domina sobre ellos Northumbria y luego, Mercia. Pero hasta el siglo IX los reyes sajones no intentarán abrirse un camino hacia Europa, enfocados al esplendor Carolingio. Para entonces, ésta influencia y la irlandesa ya estarán compitiendo en el territorio de la isla.

Así que el único poder verdaderamente fuerte, con su esplendorosa cultura aneja, es Bizancio. Una vez desaparecido el glorioso Justiniano (527—565) el Imperio atraviesa muchos problemas, que se acentuarán con la llegada de árabes a sus límites orientales y mediterráneos. Pero el Imperio de Oriente es el único Poder auténtico alrededor del que bailan todos los reinos y reinitos susodichos, al menos hasta que Carlomagno se declare a su vez “Emperador de los Romanos” (año 800).

Este era el panorama que existía en Europa en el momento en que en una minúscula isla al Oeste del mundo, que apenas hace cien años que ha recibido el Cristianismo, desarrolla una cultura cristiana tan original que todavía hoy constituye motivo de admiración.

En su momento, los artesanos, clérigos y sabios irlandeses serán codiciados por estos reinos. Mientras tanto, en su espléndido aislamiento insular, los monasterios irlandeses van creando el caldo de cultivo de su aportación, original y creativa, a la Historia de Europa.

(continuará)

Anuncios

Un comentario sobre “Irlanda en la Edad de Oro (II). Un contexto.

Los comentarios están cerrados.