Efectos de la Navidad


Efectos indeseables, concretamente.

De mujerarbol011

Y no me refiero a resacones, cagarrinas con o sin vomitera o dolor de cabeza profundo, producto de cenas y reuniones familiares… viscosas.

No, se trata de lo que se asemeja a una tendinitis o desgarro muscular en el brazo derecho, que no tengo ni idea de donde procede.
Es lo malo que tiene: las diarreas y los estómagos chafados post-polvorones son predecibles y diagnosticables, mientras que esto no. Muchos nos conformamos con saber de dónde proceden científico-médicamente nuestros males, y nos parece que “entierros con pan” son menos, o sea, que los dolores con denominación de origen son más llevaderos.
En realidad son iguales, y hasta que no se pasan siguen fastidiando al simple mortal con su incapacidad para razonar en modo fiestas. Y en este caso, hasta para ponerme la camiseta.
En fins… a aguantarse.

Anuncios