Traición


A mi -que no soy demasiado practicante del catolicismo- me da pena esta noticia que aparece hoy en El País. Me la encontré via Rincón de la Libertad en donde siguen engolfados con el asunto del “y tu más”, qué triste.


Photo credit: wallyir from morguefile.com

Y siento pena por el cristianismo y por el catolicismo (que me caen más simpáticos que las iglesias laicas), pero sobre todo por Irlanda.
Y es que tiene que ser muy duro reconocer publicamente el pecado.
A los que no entienden mucho… de Historia… les recuerdo que, puesto que los pecados ya no se declaran publicamente (gracias a Irlanda por eso) un reconocimiento público es una vejación insoslayable que hay que añadir a la vergüenza espiritual que conlleva el ser pecador.

No sé si era en “El prado” o en otra película de ambiente irlandés en la que uno de los protagonistas acusaba a la Iglesia de ser “El Judas” de Irlanda. Es una buena metáfora: Judas, en la mitología cristiana, fue El Traidor; no el Mayor de ellos, pero no se le daba mal el imitarlo.
Aunque no venga en la lista de los pecados capitales, la traición a quien te ha sido fiel me parece tan pecado como cualquier otro.
No sé en cuál de las categorías pecaminosas habrá que poner a la traición, pues no soy quien para decir si es mortal o venial, pero que lo es, me queda MEDIEVALMENTE claro. Mucho más si los perjudicados en primer lugar son inocentes.

Torre de Kilmacduach, en la Archidiócesis de Tuam

Como la traición siempre conlleva un elemento de impunidad por cobijo al traidor por parte de alguien poderoso, aún más clara y terrible es su magnitud de pecado y de injusticia.
Que ese pecado -y otros- tengan consecuencias “temporales”, es decir, laicamente legales- es lo justo para el mundo y no se debe pedir menos. Del Otro Mundo no podemos decir ná, que eso… solo Alá lo sabe.
El que esas compensaciones estén vaciando las arcas de la Iglesia Católica Irlandesa… pues qué voy a decir: no son moco de pavo las indemnizaciones debidas; tampoco habrán esperado a hacerse la manicura los abogados encargados de decidirlas.

Cashel

Y ya me duele que según los datos de El País las tres “parroquias” mencionadas -Cashel, Armagh y Tuam- sean de las más antiguas. Por el nombre, deduzco que lo que el diario quería decir era “diócesis/archidiócesis”, pero le perdonaremos el pescadillo de la información a medio gas: la manicura francaise es un arte al alcance de muy pocos.

En fin: una pena.

Espero que Irlanda y su cultura cristiana salgan fortalecidas de todo esto, porque las considero tan mías como lo que más.
Ya decía yo que no se había visto en la JMJ mucha bandera verde-blanco-naranja… Ahora lo comprendo.

Powered by ScribeFire.
Anuncios

2 comentarios sobre “Traición

  1. Mira yo no creo que estas cosas sean producto del tiempo actual: las ha habido siempre, lo cual no quita para que sean barbaridades, o signos de descomposición, o signos de qué se yo.
    En lo que a la IC/niños concierne, son burradas que DEBE eliminar. Pero el caso es que homosexuales, pederastas y folladores compulsivos los ha habido siempre; en cuanto a los primeros, en donde hay muchas personas del mismo sexo, pues debe ser más fácil (equipos, ejércitos, monasterios…) y punto.
    La Iglesia tiene todo el deber de poner barreras a la entrada de personas que van contra sus principios e intereses, como haría cualquier equipo de fútbol. Si encima el problema afecta a inocentes, peor que peor. Más que cosa de pesimismo, es cosa de cordura.

    Me gusta

  2. Yo llevo algunos días ya en una racha de pesimismo y, cosa más rara en mí, leyendo un artículo bastante extenso sobre catolicismo, para redactar con él una exposición. Cosa rara, digo, porque lo mío es el rayo y el dragón del agua, cuyos adoradores sacrificaban niños sacándoles el corazón, pero no hacían “lo otro”, al menos, no que se sepa.
    Total, que pensaba yo, producto de mi pesimismo, algo que viene mucho al caso:

    “Por muchos años, los sectores secularizados y anticlericales de la sociedad intentaron acabar con el poder del catolicismo y su influencia en la sociedad, y fracasaron. ¿Quién nos dice que no son ELLOS los que ahora le han asestado el golpe mortal? Poniendo primero las condiciones sociales necesarias para que se gesten individuos capaces de hacerles ESO a los infantes, luego, generando un ambiente propicio (en la sociedad laica, no en la Iglesia, ojo) para que dichos individuos medren y, finalmente, creando todas esas pamemas (que a veces lo son, y gordas) de la “tolerancia”, el “buenismo” y el “queguayismo”, que finalmente habrían llevado a la IC a aceptar entre sus filas a esperpentos que antes no aceptaba”.

    Porque a partir de mi experiencia personal, mi veredicto es claro: si la IC tiene dentro a esos macarras, es por dos razones; una, porque el mundo y la sociedad en su conjunto REBOSAN de ellos (y los laicos y anticlericales aman y admiran a muchos, baste decir nombres como Roman Polanski, Michael Jackson, Sanchez Dragó, Kalimba, y étc. y étc.)y dos, porque esos seres, que del mundo han salido, son admitidos dentro de los seminarios. Bien sabes ya que me ha tocado constatar que los seminaristas NO entran al seminario siendo heterosexuales que dentro se vuelven homosexuales, sino que entran siendo homosexuales ya, a eso de los 20 años, para buscar pareja… algunos supongo que no la encuentran, o que les va más la variedad, y se quedan dentro… ¿y qué hacen cuando no encuentran personas de su edad que les hagan caso? Pues hacen… eso. Y lo mismo va para los heterosexuales, ojo, que también conozco a un padre anciano que al parecer hace cosas semejantes con estudiantes mujeres, pero digo yo, ¿acaso la sociedad laica no reboza de tipos así, que en las oficinas, en las escuelas, en los hospitales, y en donde sea, buscan abusar de las mujeres, muchas veces menores de edad, que se encuentran bajo su autoridad? ¿Y no son muchos de esos tipos los cantantes, artistas y políticos que todo mundo admira y defiende?

    No sé si se entienda mi punto, pero es que ando en general cabreado y pesimista. Mi punto, mi tesis a sustentar, es: que ha sido la humanidad y la sociedad envenenada y podrida lo que ha envenenado y podrido a la IC en Irlanda y en todos lados, condenando con ello, posiblemente, a la destrucción siglos de cultura, como la Irlandesa, que se basaba en la práctica del catolicismo.

    Perdóneme las duras palabras, pero es que, le repito, últimamente ando más malikno que de costumbre.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.