Ante el espejo


Me estaba preguntando si era posible devolver a los “indignaditos”(*) un espéjole para que vean la indigencia intelectual (la moral es punto y aparte) en la que tienen metidos los pies.

Mujerárbol 2010

Si era posible hacerles frente con ideas, no con slóganes, con sensatez no con medias tintas, con racionalidad y no con patadas a la lógica. De una manera adulta, vaya, pero también con ilusión y música, aliento de espíritu y lluvia fina.
De esa que les falta, dios mío, cómo les falta.
Bueno: pues me encontré con este blog de un DIGNO cubano que enfrenta a los ninios el espéjole de quien siendo adulto, no deja de ser niño.

Mujerárbol 2010

Como adulto que ha escuchado muchas veces esos discursos anticuados, anticuadísimos (impagable su selección de expresiones sombrías sacadas de los documentos de DRY).
Como niño, soñador de otros mundos que están a la vuelta del esfuerzo y del siglo XXI.

Me emociona, lo confieso, porque superficialísimamente sé de que sed de libertad salen esas palabras-espejo. No hace falta más que hojear los sitios adecuados en internete: hay muchísima info sobre la sed de los cubanos.
Me gustan muchas de las cosas que dice. Y como las dice. Escuchárselas en vivo debe ser una delicia, porque conozco el acento de Matanzas y sé de su belleza.
Quedo a la expectativa de sus ilusiones, señor.

—– (*) el adjetivo es de mi querido BBod, catedrático de adjetivos mondongos —–

Powered by ScribeFire.
Anuncios