Tocando un fondo


Cueva del Mylna, en Polonia. Wikimedia commons 

 Yo creo que es cosa de las calores que están haciendo, pero de alguna forma estamos tocando un fondo. No digo el fondo, sino un fondo: cuando se habla de España, existen multifondos, como podrían existir multi-universos en caso de que algunos físicos lleven razón.
El caso es que desde varias perspectivas toca desanimarse estos días.
Los indignados oficiales nos resultan indignantes, pegajosos y sonsonetos. Eso cuando no son francamente asquerosos (= violentos).
Las soluciones brillan por su ausencia y el pesimismo, incluso retroactivo, galopa.
Debe ser momento de gruñir dentro de la caverna. Entre otras cosas porque las cavernas en verano están más frescas que al exterior.
Gruñamos pues: mal momento para darse cuenta de que estamos en crisis.

Anuncios