Solo un loco


Solo un yanki locatis puede hacer una cosa como esta, un aficionado que trabaja a lo grande ¡y lo hace bien!

Fotografiar el cielo en una panorámica interactiva de 360º, en un proyecto que le ha llevado a hacer más de 96.500 km en varios años y recorrer desde la Costa Oeste de los Estados Unidos a Suráfrica.
Después de dejar su trabajo como director de marketing de una compañía de cara al público, Nick Risinger, de Seattle, decidió poner en marcha el proyecto que previamente le llevó a comprar seis cámaras astronómicas de las mejores y fotografíar los cielos nocturnos del desierto del Estado de Nevada. El motivo de buscar lugares alejados, era encontrar cielos lo menos contaminados posible por la luz artificial (y las sucias neblinas) de las ciudades.
En compañía de su padre, utilizando un trípode que gira al compás de la Tierra, Nick ponía en automático las cámaras, que hacían cada noche entre 20 y 70 disparos en tres diferentes longitudes de onda de color. Teniendo en cuenta que los mejores exploradores celestes con que contamos (como este o como Google Sky) solo disparan en azul y rojo, la sensación obtenida por las fotos de Risinger es estupenda. Y también hay que tener en cuenta que el fotógrafo es completamente amateur: una vez tomadas todas las fotos, el procesado de las mismas y la edición de las distintas partes del cielo, así como su unión para formar un contínuo panorámico, lo hizo aprendiendo de tutoriales en internete.
“Las fotos de Hubble son como una piececita de un puzzle más grande. El propósito de mi proyecto es mostrar el puzzle completo -dice Risinger-. Los astrónomos pasan mucho de su tiempo mirando pequeños gusanitos en la corteza de los árboles, esto es más bien como apreciar el bosque entero”.
La historia entera está aquí, narrada por el autor, y la vista panorámica del cielo tomada por Nick -que quiere venderlo como poster para los Museos, Planetarios o escuelas- la podeis encontrar en este enlace.
El blog científico de Wired de donde he obtenido la información cuenta algunas anécdotas jugosas de la aventura del Sr. Risinger.
Y mirar el cielo, aunque sea en virtual, siempre merece la pena.

Powered by ScribeFire.
Anuncios
  • Sin categoría