Con nombres corporales


 Si hace unos días hablabamos de rocas que recuerdan rostros humanos, ahora vamos a hablar de lo contrario…
…cuando las partes del cuerpo humano dan nombre a rocas y a llanuras, abrigos y cuevas, picos, lagunas, esteros y pasos entre montañas.
Las metáforas anatómicas para nombras distintos paisajes son muchísimas y existen en todos los idiomas.
A mi me gustan algunas de las que se encuentran en Irlanda, recogidas en textos narrativos antiguos o en anales y documentación (pseudo)histórica: Nariz al Viento (Sron na Gaoithe, en el Oeste), Espalda/Culo de Mulca (Guala Mulchai, en la mitología del Táin), Bray (Bré: cabeza), etcétera.
Naturalmente, en España hay muchísimos: Cabezón de la Sal, Oreja, Ojos Negros, La Muela… En este artículo (pdf) tenemos bastantes y con amenas explicaciones de su origen y sus relaciones.
merecen especial interés por parte del autor los topónimos canarios, interesantes y cálidos, e incluso los que no son precisamente “bellos”, como el Arroyo Merdero.
Merece la pena dedicar un ratito a leerlo.

Anuncios