Para ver la oscuridad


Ver la oscuridad es un premio. Un premio que nos roban las grandes y no tan grandes ciudades, demasiado iluminadas por las noches para permitirnos ver esa delicia gratuita que es la oscuridad y lo que destaca sobe su fondo: las estrellas, las lunas,
los cometas y todo eso; los satélites, las brujas, los ovnis y los ángeles en moto también.
Ver las estrellas en la oscuridad debería ser asignatura obligatoria para todo quisque, más que algunas de las marías obligatorias que hay en los currí-culos actuales, plagados de nefasta luz artificio-contaminante. Apagar las luces y mirar al cielo debería ser obligatorio al menos una vez al mes.
Para medir cuánto de fastidiosa iluminación extra tienen nuestras ciudades, la asociación GLOBE at Night ha inventado una camapaña a nivel planetario que consistirá en observar unas constelaciones concretas y reportar su visibilidad en el sitio de cada cual.
La observación y tabulación de datos permitirán hacer un mapa de la luminosidad nocturna que impide ver las estrellas (y los ángeles y las brujas, recuerden) así como concienciar a la gente de lo interesante que es eso, tan humano, tan animal, de tener su ración de oscuridad. Además, se puede intentar batir el record de otros años y llegar a los 15.000 datos suministrados por ciudadanos de a pie que miran hacia el cielo y reportan sus observaciones.
El juego -de eso se trata, de jugar con la familia y los amigos- tiene instrucciones en inglés y en español (PDF) y se puede realizar desde el 22 de Marzo al 4 de Abril en el hemisferio Norte. En el Sur se comenzará y terminará un poquito después, y en ambos todo dependerá de que en el lugar y momento escogido las nubes no sean demasiado espesas y tapen la vista del cielo aún más que las farolas. No hace falta llevar prismáticos ni telescopios ni nada: tan solo una linterna tapada con un celofán rojo para que emita la menor luz posible sin impedir ver los papeles en los que ir apuntando los datos de la observación.

¿No os parece un bonito ejercicio para hacer por vosotros mismos, o con amigos y familia? Abrir la ventana, levantar la vista, observar, apuntar los datos, comunicarlos por el móvil o el PC y… y tan contentos todos.
Se pueden hacer varias observaciones en lugares distintos a la primera observación y, si uno sabe leer inglés, no hay más que anotar los datos en la hoja online que la asociación tiene dispuesta en su site, con registro automático de las coordenadas de situación del observador, via Google.
Yo pienso hacerla, espero que el tiempo meteorológico lo permita.

Anuncios