Justo lo que yo quería decir


Decir que sería estupendo que la Legión fuera a darle de ostias a Gadafi es una burrada muy al estilo de Billy Bod… Pero, ¡qué leche! es que es lo que debería ser.
Al menos, irnos a mostrar biceps a los chulos de Gadafi, que bombardean a su propio pueblo impunemente.
O sea: a defender algo (vidas de otros) que es lo que se cacarea tanto que hacen los militares ejpañoles de ahora… y a defender nuestro petróleo, que es lo que hay que hacer (bis).
Además, aquí una razón más: Respuesta a Jorge Valín, Israelem: las revueltas árabes sí son nuestro problema | Desde el exilio y muy bien expuesta.

“Para que me dejen tranquilo con mi vida, mi propiedad y mi libertad, he de mostrar primero que estoy dispuesto a defender la vida, la libertad y la propiedad de los demás sin restricciones… y si el otro quiere, claro.”

No, no me vengan con “No a la guerra” ni puñetitas.

Al este mundo le falta virilidad.
La virilidad no se lleva en los cojones, queridos/as/es; estamos hablando de fuerza moral, no de condiciones reproductivas. Se trata de la fuerza para poner tiesas las cosas, especialmente contra los que se empeñan en tocár(nos)los. 
Se trata de dejar de mirar las cosas de este mundo -especialmente los derechos humanos- con ojos de hada madrina y empezar a mirar con ojos de gato montés.

(Anexo: el swf. al que se refiere Luis Iganacio Gómez es muy bueno como pedagogía).

Anuncios