"Invencible"


Ya sabéis que a la Mujerárbol no le apasiona el fútbol, aunque entienda que a muchos les apasione. Mi relación con los deportes testosterónicos es muy rara.
Pero bueno: ahi estamos, en plan hormonal-nacional subido y si gana nuestro equipo, pues mira tú que bien. Mejor ver sonrisas que caras largas, al contrario que mi colega Billy Bod, que como buen demoño está que arde con tanta roja y tantas gaitas (o bubucelas).
Pero estos días, ojeando el periódico y el internete, me han hecho gracia algunas cosas relativas al Mundial de Fútbol a lo largo de la historia (inevitablemente el pasado sale en estos casos a relucir, aunque sea en forma de mito) que traigo a mis lectores para dar un toque distinto al del griterío y la previsible ensuciabilidad de La Cibeles y La Mariblanca, y la previsible alianza del calor y la pasión para no dejarnos dormir esta noche.
Ya me hizo gracia el modelito Nasional que llevaba la Basilisa el dia del encuentro con Alemania:

atrevido pero elegante, o viceversa (el de hoy es la repera modelera) pero me habría gustado ver lo que pasaba por la cabezota de Puyol mientras sujetaba la toalla.

Un enlace obsoleto para futboleros

¡Jambre! eso era lo que decía la cara que tenían estos labriegos de la Selección Española de 1950. No hace falta que el autor del comentario a la foto en ABC hable de tortilla de patatas, porque se la ve salir por cada poro de esos hombretones. Enternecedor el cuello de las camisetas por fuera del jersey (¿de qué color era?) y, en particular, las botas al hombro de Telmo Zarra.
También me enternece el que el futbol sirva para unirnos, aunque sea “de pega” y por un momentito, justo antes de que nos volvamos a arrojar los sapos y las culebras a la cabeza, y las guerras y los cuchillos.
Y no solo me refiero a los que compartirmos piel de toro, sino también a quienes alimentan a base de balones su sed de sueños.

Y… bueno, no voy a desvelarles quien quiero que gane.

****ACTUALIZACIÓN 1: al finalizar este post ya sé el resultado. ¡pues España abú, amigos!
****ACTUALIZACIÓN 2: Me ha gustado también el detalle de la estrellita encima del escudo en la camiseta ¡ad astra, españoles!

Ad Astra, pero no solo ellos

Anuncios